Juvenil

“Dichoso quien no tiene más gozo y alegría que las palabras y obras del Señor”
Beata Ascensión Nicol Goñi

Vivir plenamente la juventud significa tener un sentido trascendente de la existencia, conocer y asumir responsablemente nuestra misión personal como hijas amadas por El Padre Celestial y como miembros activos de la sociedad, capaces de transformar las estructuras deshumanizantes del mundo actual.

Los jóvenes de hoy deben desarrollar una valentía y fortaleza especial ante un mundo que pretende dominar su mente y su corazón con estereotipos hedonistas, ideas materialistas, modelos económicos de explotación, egocentrismo puro e indiferencia ante los más necesitados.

Tomando en consideración las premisas anteriores, el Programa Pastoral Educativa – Secundaria propone un espacio de análisis y reflexión, que les permita a nuestras jóvenes contemplar su realidad desde una mirada más humana, cuya esencia es el mismo Cristo, quien es el mejor referente de lo que un joven debe enfrentar para luchar por sus ideales y por cumplir la misión que Dios le encomienda.
Durante el tiempo de formación y participación de las actividades propuestas, cada joven va descubriendo progresivamente su proyecto de vida, el cual asumirá paulatinamente según su nivel de madurez en la fe.

La dinámica de las actividades pastorales promueve:

Conocimiento, análisis y difusión de la palabra de Dios.

Acercamiento e identificación con modelos de fe a través del estudio de la vida y obra de Beata Ascensión Nicol Goñi, mártires de la Congregación de Misioneras Dominicas del Rosario y Santos de la Iglesia Católica.

Intensificación de la vida de oración mediante la participación consciente en actividades litúrgicas.

Participación activa en acciones solidarias de proyección a la comunidad (apoyo a Asilo de Ancianos, Hogar Santa Rosa, AA. HH. Manuel Seoane)

Fortalecimiento de comunidades de fe, inspiradas en la caridad fraterna.

La integración de jóvenes y asesores a través de experiencias comunitarias y fraternas (convivencias, paseos)

Además de ello, Pastoral Educativa – Secundaria, conduce a las jóvenes a optar por el seguimiento a Cristo a través de la adopción de un estado de vida comprometida desde su vocación y llamado personal, ya sea como laica, religiosa o misionera; pues todos somos Iglesia.